22 mar. 2014

TARTAMUDEO

Conflicto: Tienes algo, o vas a conseguir algo seguro, y en el último momento se lo dan a otro. Algo que no puedo decir. Secreto familiar.
 Resentir: “Lo tenía seguro y no lo he conseguido". "Hablar es peligroso". Añado tiempo, espacio al decir: el ancestro ha recalcado un mensaje...

 Louise L. Hay: Causa probable: Inseguridad. Incapacidad de expresar la propia personalidad. Prohibición de llorar.
Nuevo modelo mental: Soy libre para hablar a mi favor. Estoy seguro de mi capacidad de expresión. Sólo me comunico con amor.

LISA BOURBEAU

BLOQUEO FÍSICO: El tartamudeo es un trastorno del lenguaje que aparece generalmente en la infancia y permanece hasta la edad adulta.

BLOQUEO EMOCIONAL: La persona que tartamudea fue, en su juventud, del tipo a quien le daba mucho miedo pedir y sobre todo expresar sus deseos. Todavía teme a quien representa autoridad, sobre todo cuando necesita expresar lo que quiere.

BLOQUEO MENTAL: Ha llegado el momento de darte cuenta de que tienes derecho a desear, aun cuando tu cabeza te diga que no es razonable o que debería asustarte que alguien crea que tus deseos no son legítimos. No tienes por qué justificar nada. Te puedes permitir desear lo que quieras, porque, de todos modos, vas a asumir las consecuencias de lo que elijas. Esa responsabilidad la tenemos todos y cada uno de nosotros. Por otro lado, crees que los demás son
autoritarios, pero hay una parte de ti que también es autoritaria y quiere expresarse. Cuando compruebes que esta parte no es mala y que incluso puede ayudarte a que te afirmes, te reconciliarás con aquellos a quienes consideras autoritarios.
----------------------
El don de la palabra es fluido; hablamos de fluidez en el lenguaje, de estilo fluido. En el tartamudeo el lenguaje no fluye sino que es machacado, triturado, castrado. Lo que tiene que correr necesita espacio: si tratáramos de hacer pasar un río por un tubo provocaríamos estancamiento y presión, y el agua, en el mejor de los casos, saldría a presión pero no fluiría.
El tartamudo impide el flujo de la palabra estrangulándola en la garganta.
 Ya hemos visto que lo angosto tiene relación con la angustia. En el tartamudo la angustia está en la garganta. El cuello es unión (en sí angosta) y puerta de comunicación entre el tronco y la cabeza, entre abajo y arriba. En este punto debemos recordar todo lo que dijimos acerca de la jaqueca, del simbolismo entre Abajo y Arriba.
El tartamudo trata de estrechar todo lo posible el paso del cuello, a fin de controlar mejor lo que pasa de abajo arriba o, análogamente, lo que trata de pasar del subconsciente a la conciencia. Es el mismo principio de defensa que encontramos en las viejas fortificaciones, que sólo poseen pasos muy pequeños y bien controlables.
Estos accesos y puertas (pasos fronterizos, portillos, etc.) siempre provocan la congestión e impiden la fluidez. El tartamudo se pone un control en la garganta, porque tiene miedo de lo que viene de abajo y pretende pasar a la conciencia, y lo estrangula en el cuello.
La expresión de cintura para abajo señala la región «problemática e impura» del sexo.
La cintura es la línea divisoria entre la peligrosa zona baja y la limpia parte superior.
Esta divisoria se le ha subido al tartamudo al cuello, porque para él todo el cuerpo es zona peligrosa y sólo la cabeza es clara y limpia. Al igual que el propenso a las jaquecas, el tartamudo traslada su sexualidad a la cabeza, y se convulsiona tanto arriba como abajo.
La persona no quiere soltarse, no quiere abrirse a las exigencias y los instintos del cuerpo cuya presión se hace más fuerte y más angustiosa cuanto más se reprime.
Luego, a su vez, el síntoma del tartamudeo se aduce como causa de dificultades de contacto y comunicación, y aquí se cierra el círculo vicioso. Por efecto de la misma confusión, en los niños tartamudos se interpreta la timidez como consecuencia del tartamudeo.
Pero el tartamudeo es únicamente manifestación de retraimiento: el niño se retrae y ello se muestra en el tartamudeo. 
El niño tartamudo se siente cohibido por algo y teme soltarlo, darle libre curso.
Y, para mejor controlar lo que dice, estrecha el paso.
Si uno quiere atribuir esta inhibición a la agresividad o la sexualidad reprimidas o, por tratarse de un niño, prefiere otras expresiones es indiferente.
El tartamudo no suelta las cosas tal como le vienen.
La palabra es un medio de expresión. Pero, cuando se trata de reprimir lo que sale de dentro, se demuestra que se tiene miedo a lo que pretende manifestarse. 
El individuo no es franco. 
El tartamudo que consigue abrirse se derrama en un torrente de sexualidad, agresividad y palabras.
Cuando todo lo inexpresado es expresado, ya no hay motivo para tartamudear.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario