14 ene. 2012

DEBERÍA ES UNA MALA PALABRA

DEBERIA,  es una de las palabras mas dañinas de nuestro lenguaje.Cada vez que la usamos estamos, de hecho, hablando de una ¨equivocación¨. Decimos que estamos equivocados, o que lo estuvimos o estaremos. No creo que necesitemos mas equivocaciones en nuestra vida. Lo que necesitamos es tener mas libertar de elección. Me gustaria hacer desaparecer esta palabra de nuestro vocabulario y reemplazarla por  PODRÍA. Esta palabra nos permite una opción y nunca nos equivocariamos.

Si le digo a alguien que haga una lista de los ¨DEBERÍA¨ y luego les preguntara ¿por que deberias?
La respuesta sería.
Porque me lo dijo mi madre.
Porque me daría miedo hacerlo.
Porque tengo que ser perfecto.
Bueno, es lo que tiene que hacer todo el mundo.
Porque soy mujer/ hombre, o por que soy  demasiado perezoso, demasiado alto, demasiado bajo, demasiado gordo, demasiado tonto, o feo, o inútil, ...o,o,o,  la lista es enorme.

Luego si digo a las personas que han hecho esta lista,  que esta vez empiecen cada oración diciendo..
¨Si realmente quisiera podría.... Esto arroja sobre el tema una luz completamente nueva.
Si le preguntáramos luego, y por que no lo has hecho?
Las respuestas podrían ser.
Porque no quiero
Porque  tengo miedo.
No sé cómo.
Porque no sirvo para nada.
Etcétera.

Con frecuencia nos encontramos con personas que se reprochan desde hace años algo que, para empezar, jamás quisieron hacer. O que se critican por no hacer algo que en realidad no fue idea de ellas, sino de otra persona que alguna vez les dijo que ¨ DEBERÍAN ¨
Hay gente que durante años intenta estudiar una carrera, que ni siquiera les gusta, solo por que los padres le dijeron que deberían ser dentistas o maestros.
Cuantas veces cuando eramos niños nos han dicho que DEBERÍAMOS  ser mas despiertos, o mas ricos, o mas creativos como el tío tal, o la prima o el hermano.
Que tenes vos en tu lista de DEBERÍA?, bueno, ya podrías ir borrandola.
Cuando nos damos cuenta de que mucho de lo que pensábamos que deberíamos hacer son cosas que en realidad jamás habíamos  querido hacer, y que al intentarlo o hacerlo solo estábamos complaciendo a alguien más.En muchos casos, nos damos cuenta de que si no hacemos lo que queremos es porque    tenemos miedo de no ser lo bastante capaces.
El Universo está apoyando totalmente cada idea que decidamos  pensar y creer. El momento del poder es siempre el presente.
Los cambios se están iniciando en este mismo momento.

Y si no tenemos lo que queremos, es porque nosotros mismos estamos siendo el obstáculo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario