7 mar. 2014

ACCIDENTES

Para reparar accidentes: Reunir todos los datos concernientes al drama: nombre, fecha de nacimiento, fecha de concepción, fecha de fallecimiento, santo del día, causas del fallecimiento, etc. Hacer el árbol genealógico para ver donde coincide. (Es una forma de reparar una muerte).
Accidentes, incapacidad de hacerse valer, rebelión contra la autoridad. Problemas no resueltos. Son aprendizajes forzosos. Los accidentes a pesar de venir de fuera, están íntimamente ligados con nuestro interior. Por la ley de resonancia no podemos entrar en contacto con algo con lo que no tengamos nada que ver. La propensión al accidente existe para un determinado tipo de personas. 
Es una parada en nuestra vida, que debemos investigar. De esta nueva situación deberá surgir algo nuevo, una nueva orientación. Heridas, enfado con uno mismo, conflicto mental. Culpabilidad.

Diccionario Jacques Martel: Accidente Frecuentemente relacionado con miedo o culpabilidad.

Louise L. Hay: Causa probable: Incapacidad de hacerse valer. Rebelión contra la autoridad. Fe en la violencia. Nuevo modelo mental: Libero la pauta que creaba esto. Estoy en paz. Soy digno y valioso. Lesiones: Louise L. Hay: Causa probable: Enfado con uno mismo. Sentimiento de culpabilidad. 24 Nuevo modelo mental: Ahora libero el enfado de maneras positivas. Me amo y me apruebo.

ACCIDENTES (LH-2) No son accidentales. Como todo lo demás que hay en nuestra vida, nosotros los creamos. No se trata de que nos digamos que queremos tener un accidente, sino de que nuestros modelos mentales pueden atraer hacia nosotros un accidente. Perece que algunas personas fueran «propensas a los accidentes», en tanto que otras andan por la vida sin hacerse jamás un rasguño.
 Los accidentes son expresiones de cólera, que indican una acumulación de frustraciones en alguien que no se siente libre para expresarse o para hacerse valer. Indican también rebelión contra la autoridad. 
Nos enfurecemos tanto que queremos golpear a alguien y, en cambio, los golpeados somos nosotros. Cuando nos enojamos con nosotros mismos, cuando nos sentimos culpables, cuando tenemos la necesidad de castigarnos, un accidente es una forma estupenda de conseguirlo.
Puede que nos resulte difícil creerlo, pero los accidentes los provocamos nosotros; no somos víctimas desvalidas de un capricho del destino. Un accidente nos permite recurrir a otros para que se compadezcan y nos ayuden al mismo tiempo que curan y atienden nuestras heridas.
 Con frecuencia también tenemos que hacer reposo en cama, a veces durante largo tiempo, y soportar el dolor.

ACCIDENTES (LH-2) Todo ocurre por una razón, ¡hasta los accidentes! A veces, ocurren para hacernos reflexionar sobre el curso que esta tomando nuestra vida. Si tienes un accidente, intenta reflexionar la razón por lo que lo tuviste, aunque parezca raro que un evento que parece pura "mala suerte" tenga un significado mas profundo. (Significado) - Expresa una necesidad imperiosa de replantearse el camino que seguimos hasta ahora. Según la zona afectada del cuerpo significa una cosa u otra.
SOLUCIÓN POSIBLE: Cambiar de dirección y enfoque de lo que estamos haciendo.

LISA BOURBEAU

BLOQUEO FÍSICO: Un accidente es un suceso no previsto, por lo que es frecuente que se considere producto del azar. Lo importante de un accidente es observar qué parte del cuerpo resulta herida, así como la gravedad de la lesión.

BLOQUEO EMOCIONAL: El accidente se produce para que la persona se dé cuenta de que se siente culpable, que se acusa de algo en el nivel del YO SOY. Tener un accidente es una de las formas que los seres humanos utilizan para neutralizar su culpabilidad. Creen que así pagan su culpa. Desafortunadamente, todo esto sucede de un modo inconsciente. Cuando los efectos de un accidente son lo bastante graves para impedir que la persona trabaje o haga alguna cosa en especial, estamos ante una forma inconsciente de concedernos un descanso. Esta persona se sentiría demasiado culpable si decidiera conscientemente darse un respiro.

BLOQUEO MENTAL: Debes revisar tu percepción mental de la culpabilidad. De acuerdo con nuestro sistema legal, una persona es declarada culpable cuando se comprueba, sin lugar a dudas, que quiso hacer daño intencionalmente. Te sugiero que te preguntes, cada vez que te acuses, si de veras tuviste la intención de causar daño. Si no fue así, deja de acusarte, pues no hay razón para el castigo. Además, cuando una persona es culpable, la ley de causa y efecto se ocupa de ella, porque todo nos regresa según nuestra intención. Una persona prudente y responsable se reconoce culpable cuando es el caso, pide perdón a la persona perjudicada y acepta la idea de que un día aquello le será devuelto. Al ser conciente, lo vivirá de una forma armoniosa, en la aceptación, y sabrá que todo está en orden, de acuerdo con la justicia divina. Si tu accidente fue provocado de manera inconsciente para poder descansar, es importante que te des cuenta de que podías haberte permitido ese descanso sin causarte daño, utilizando un medio mucho más sencillo: plantear abiertamente tus necesidades.
Si tu accidente es importante y te produce un gran dolor, como en el caso de una fractura, ello indica que tienes pensamientos de violencia hacia alguien; poco importa que seas consciente de ellos o no. Como no te puedes permitir este tipo de actitud y esta violencia ya no puede ser contenida, se vuelve contra ti. Debes liberarte y expresar lo que sientes hacia la persona involucrada, sin olvidar perdonarte por estos pensamientos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario